El legado de Diana

Por Marianella Cordero

Con o sin corona ya era una leyenda

04/Set 2017

VER FOTOGALERÍA

El estilo inolvidable de Ladi Di
El estilo inolvidable de Ladi Di

Si hoy viviera, Diana podría mirar con esos ojazos a estos hombrones, hijos suyos, con tremendo orgullo. Algunos los conocemos como “los hijos de Diana”, los más jóvenes saben que Harry y William tuvieron como madre a esa famosa Diana de la que siguen hablando tantos.

Para los que vimos en revistas y televisión la vida y muerte de esa mujer, es increíble que aquellos chiquitos que la enloquecían ya son hombres, y reconocemos en sus gestos y su carácter, mucho de la madre.

cg dianita 310817 (2)(800x600)

Así que aunque tuvo una vida corta y llena de altibajos emocionales, si de algo puede tener seguridad Diana es que dejó lo mejor de sí misma para el mundo en el adn de estos espigados muchachos.

Por eso como cada agosto, recordamos la trágica partida de una mujer que apenas estaba comenzando a ser feliz, pero esta vez la recordamos admirándolos a ellos, los muchachos de Diana, su mejor legado.

LOS “HUBIERA” DE DOS HERMANOS

¿Y la Diana abuela? ¿Y la Diana suegra? ¿Y si …? Es cruel pensarlo pero inevitable. Al cumplirse los 20 años de su muerte, los príncipes abrieron su corazón en el documental "Diana, nuestra madre: su vida, su legado" para dejarse ver así, sencillamente vulnerables, algo arrepentidos y nostálgicos de todo lo que se perdieron de una madre que murió tan joven.

cg dianita 310817 (4)(800x600)

En 20 años, gracias a este documental, nunca nos habíamos puesto a pensar en qué tanto les seguía doliendo esta herida. Sonaron así de sinceros, no escondieron nada.
Ellos estaban de vacaciones, ella en París. Su última conversación telefónica, fue tan breve. Como esas en las que uno quiere colgar rápido, porque tiene algo mejor que hacer. Harry ni se acuerda de qué se trataba la conversación: “De haber sabido que era la última vez que hablaba con ella, lo que le hubiera dicho… Siempre me arrepiento de lo corta que fue esa llamada. Viviré con ese remordimiento toda mi vida”.

William ahora ya es padre, y no ha permitido que el recuerdo de Diana sea solo eso, un recuerdo. Así reveló cómo la “abuelita Diana” es parte de las rutinas de su casa, con sus hijos George y Charlotte.

“Cuando los llevo a dormir, les hablo de ella. Les hago saber que hay dos abuelas en su vida. ¡Ella hubiera sido una abuela de pesadilla! Los adoraría, sí, pero ¡una pesadilla! De seguro vendría cuando los bañamos, haría un desastre con agua, burbujas, jabón, y luego se iría” imagina William, sonriendo.

cg dianita 310817 (5)(800x600)

Diana: del dolor, al amor, ida y vuelta
Todo el glamour, las lágrimas, los flashes, los rumores, las sonrisas, esa felicidad intermitente que fue su vida, todo acabó estrellándose contra un muro de uno de los túneles de la ciudad del amor - qué ironía, en París, y con el hombre que parecía estarla haciendo más feliz que nunca - .
Diana – con o sin corona – ya era una leyenda. No por princesa, sino por humana, tal vez demasiado humana para el ojo público y para calzar en una familia en la que no se permiten demostraciones de afecto o emoción así, como las suyas, tan espontáneas y tan genuinas.

Y cuando más cómoda se le veía era cuando estaba con ellos: William y Harry. Porque si algo le vino a alegrar el mundo a esa veinteañera fueron esos niños. William, en 1982. Y Harry, en 1984.
Deportistas, buenos estudiantes, comprometidos con causas humanitarias alrededor del mundo: en un abrir y cerrar de ojos, pasaron 20 años y ya pueden hablar de lo que ocultaron por tanto tiempo, de ese shock de perder a su madre y no poderla llorar a sus anchas.


+ Haz clic aquí para ver más imagenes de Diana de Gales

NOTICIAS RELACIONADAS
También te puede interesar