Los huesos son los superhéroes de nuestro cuerpo

Por

Para tener huesos fuertes debes comer brócoli, espinaca y tomar mucha leche.

Los huesos están formados por una cantidad increíble de pequeñísimas células.
Los huesos están formados por una cantidad increíble de pequeñísimas células.

¿Te imaginas qué pasaría si no tuviéramos huesos? Nos desplomaríamos como una medusa fuera del agua. Porque ellos son los que le dan la forma a nuestro cuerpo. “Tampoco podríamos movernos sin los huesos, no podríamos desplazarnos”, nos explica Christian Kasperk, que es médico y experto en huesos.

Nuestros huesos son algo así como los superhéroes del cuerpo. Son livianos, pero superfuertes. Nos permiten mantener nuestra postura erguida. En total, disponemos de más de 200 huesos, que en su conjunto forman el esqueleto. Algunos de estos huesos son minúsculos, pero todos son necesarios. Sin ellos no podríamos saltar o correr. Ni levantarnos de la cama, ni sentarnos en una silla.

“Además, los huesos nos protegen”, explica el experto. Las costillas, por ejemplo, forman un escudo para órganos tan importantes y sensibles como el corazón y los pulmones. Y los huesos del cráneo son un blindaje protector del cerebro. Es algo similar a armadura de los caballeros medievales. Pero hay un problema: el cuerpo no puede producir calcio por sí mismo. Lo tiene que absorber a través de la alimentación.

Una fábrica de sangre

En nuestros huesos ocurre algo singular: allí se produce la sangre. La sangre es el medio de transporte para llevar a todos nuestros órganos y músculos el oxígeno necesario para que funcionen. Se origina en la médula ósea, que es un tejido esponjoso, con numerosos orificios minúsculos.

Los bebés tienen médula ósea roja en todos sus huesos. En los casos de los adultos es diferente. Ellos sólo mantienen la producción de sangre en médula ósea de los huesos planos, como las costillas y el esternón.

¿Sabías que...? - Nuestros huesos se renuevan todo el tiempo

?Sabías que nuestros huesos están renovándose todo el tiempo? Lo hacen sin pausa, durante toda nuestra vida. "Cada diez años hemos terminado de renovar totalmente nuestros huesos", explica el médico Christian Kasperk, un experto en huesos.

Nuestros huesos están formados por una cantidad increíble de pequeñísimas células. Cada día muere una parte de ellas. Pero a la vez se forman otras tantas células nuevas. De esta forma podemos mantener nuestros huesos siempre como nuevos.

En ello también ayuda el calcio, que es muy importante para los huesos y que ingerimos con los alimentos, como la leche, el brócoli o la espinaca.

NOTICIAS RELACIONADAS
También te puede interesar