¿Por qué aún no veo cambios?

Por Fabiana Herrera

No es excusa para dejar de ir al gimnasio: estás haciéndolo bien, un poco más de constancia, no habrá un milagro, pero sí habrá avances.

24/Enero 2017

Ya es veintitanto de enero: te pusiste la meta, no has faltado al gimnasio, a nadar, a trotar, ¡muy bien! ¿Cuándo se notarán los cambios? Leonardo Jiménez, entrenador personal, nos explicó por qué no hay que perder la fe si aún sentís cansancio luchando contra libras extra o rollitos: ¡pero eso no es razón para dejar de entrenar!

“A los nuevos atletas, hay que apoyarlos, y hacerles ver los resultados cualitativos del ejercicio. Casi todos creen que en 3 semanas van a cambiar radicalmente lo acumulado en años, pero lo mejor no son los kilos menos, es la disciplina, la sensación de satisfacción: y eso no se mide con números.”

ESTILO sabe que te ha costado mucho, y estamos de tu lado, ¡ánimo, lo estás haciendo muy bien!

1. Este primer mes, es para hacerse el hábito – ya sabes, los horarios, levantarse temprano, ir y venir al gimnasio o la piscina -. Tu cuerpo está generando nuevos hábitos, de sueño, de actividad física.

2. Es el mes del hambre voraz. ¡Es normal que ahora que hacés ejercicio te dé más hambre! Lo importante es la calidad de lo que comés. No dejés de hacerle caso al nutricionista, los resultados son gracias a: ejercicio + alimentación sana.

3. ¡¿Por qué no veo resultados?! Es difícil que tres semanas de deporte cambien una vida de sedentarismo. Pero sabés qué: el cambio no lo ves vos, porque te ves a diario al espejo, los que te ven esporádicamente sí notarán cambios ligeros. La ropa te queda mejor, tu cara seguramente está más relajada.

4. ¿Cuándo veré resultados? Un mes y medio, y ese pantalón entrará más fácil. Estirar ya no te va a doler. Esto es así: un cambio de estilo de vida, no una reducción milagrosa de tallas. Hablemos en Junio, ¿te parece? Ya para entonces te preguntarás “¿cómo no empecé antes?”

Fh-gym reusltados-240117 (2)(800x600)

5. Cambios sutiles: si empezaste a tomar más agua desde ese 1 de enero, ¿has notado tu cutis más limpio? ¿Viste qué bien va tu digestión? ¿Te olvidaste de las ojeras? Eso es todo: cambios pequeños, grandes avances.

6. ESTILO aplaude tu constancia: ¡no hay esfuerzo pequeño! Hoy hacés lo que pensaste difícil, mañana harás lo que parecía imposible. ¡Felicidades!

7. Apóyate en las redes sociales: el hashtag #365daysofsweatchallenge , para tus fotos y posts de deporte: no importa si no empezaste el 1 de enero, a partir de ya, ¡que empiece un año de movimiento! Brincando la cuerda, haciendo abdominales en casa, saliendo a caminar con tu perro, nadando, haciendo zumba, todo vale.

Textos por: Marianella Cordero

NOTICIAS RELACIONADAS
También te puede interesar