Plutarco Castellanos: solidaridad ante todo

Por Claudia Gómez

La lucha contra el coronavirus tienen muchos rostros y en Boston figura el de un distinguido médico hondureño que a la distancia ha querido aportar su grano de arena a la crisis sanitaria en nuestro país.

13/Mayo 2020

VER FOTOGALERÍA

Era apenas un adolescente cuando llenó de orgullo a los hondureños al participar en los Juegos Olímpicos de Verano de 1992. De ahí que muchos recuerdan a Plutarco Castellanos como uno de los mejores nadadores de nuestra historia deportiva. Hoy, casi tres décadas después, lo vemos como uno de los millones de héroes de blanco y sin capa que tiene su propia lucha contra el coronavirus como director de la Unidad de Cuidados Intensivos en el hospital UMass Memorial Health Alliance.

Vive en Estados Unidos desde 1999 cuando se fue a complementar sus estudios de post grado en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts. Casado con Claudia Fortín y padre de tres hijos: Plutarco, Ana María y Federico, sigue conectado a sus raíces de las que se siente orgulloso.

bo-plutarco-130520 (4)(1024x768)

¿Cómo le ha tocado como profesional convivir con esta enfermedad?

Soy médico especialista en Medicina Interna, neumología y cuidados intensivos, este virus es netamente respiratorio por lo cual estos últimos meses he estado bastante ocupado, ahora el hospital está lleno con pacientes con neumonías de diferentes grados de severidad que van desde una neumonía leve a pacientes con insuficiencia respiratoria severa que requieren cantidades altas de oxígeno suplementario y hasta ventilación mecánica.

¿Qué es lo que más le ha impactado desde el punto de vista humano al atender a pacientes contagiados de coronavirus?

Lo más impactante lo veo a diario en la unidad de cuidados intensivos, los pacientes desarrollan insuficiencia respiratoria severa y a pesar de toda la tecnología, medicamentos y cuidados de primera calidad está enfermedad tiene una mortalidad bastante alta superior al 50 por ciento.

bo-plutarco-130520 (6)(1024x768)

¿Cómo ha cambiado su vida y la de su familia desde que comenzamos a convivir con el covid19?

Todas nuestras vidas han cambiado, el distanciamiento social nos separa de nuestros familiares y amistades pero en lo personal y como médico me trae mucha preocupación llevar este virus a mi casa y familia, trato de hacer todo lo posible como bañarme y cambiarme de ropa antes de llegar a la casa, pero enfermar a mis seres queridos siempre es motivo de ansiedad.

¿Qué promedio de pacientes atienden diario?

Nuestra unidad de cuidados intensivos tiene 14 camas de las cuales en estos momentos aproximadamente la mitad la llenan pacientes con necesidad de ventilación mecánica por Covid-19, en nuestro hospital tenemos la capacidad para poder atender hasta 25 pacientes que requieran ventilación mecánica por esta infección.

Además de cuidados críticos mi grupo Mass Lung and Allergy también da tratamiento a pacientes hospitalizados no en estado crítico y prestamos servicios de consulta externa que en estos momentos se está haciendo como tele-health(videoconferencia) como grupo vemos una cantidad grande de pacientes.

bo-plutarco-130520 (7)(1024x768)

Cuéntenos, ¿cómo nace su iniciativa de donar 34 respiradores a Honduras?

El año pasado un grupo de médicos, el doctor Edwin Aguilar Hondureño practicando en Baltimore, el doctor Héctor López neumólogo pediatra en La Ceiba y yo empezamos un hospital que se llama Mercy Medical Center en la ciudad de La Ceiba, nuestro objetivo es brindar servicios médicos de alta calidad en esta ciudad, desde Estados Unidos poder brindar la logística para mejorar los servicios médicos.

Mi área de interés es cuidados intensivos y esta es un área en la que en Honduras en general hay una necesidad bastante grande. Yo trabajo como director médico de una unidad donde atendemos a pacientes con enfermedades neuromusculares y otras patologías que no les permiten respirar sin la ayuda de un ventilador mecánico, la compañía se llama Oriol Health Care Inc, resulta que el año pasado por problemas con un proveedor de vieron en la necesidad de cambiar todos sus ventiladores, como director médico estaba directamente involucrado, los ventiladores que se dejarían de usar estaban funcionando perfectamente, ellos no tenían ningún plan con este equipo así que yo se los pedí específicamente para mejoras los servicios de cuidados intensivos en Honduras, les explique la gran carencia de estas máquinas en nuestro país y ellos muy generosamente los donaron. Esto pasó mucho antes que se supiera algo del Covid-19.

Desde entonces he estado planeando la logística para hacer llegar esté equipo a Honduras, con la pandemia del Covid-19 mi familia en Honduras y la Asociación Hombro a hombro contactaron a la presidencia de la República e inmediatamente la respuesta fue positiva y mandamos el equipo. Tengo entendido que serán distribuidos en las áreas más afectadas actualmente, específicamente en la zona norte del país.

¿En qué momento un paciente contagiado de covid-19 depende totalmente del respirador?

Cuando la severidad de la neumonía es tal que los pacientes no pueden mantener niveles de oxígeno aceptables con oxígeno suplementario entonces se necesita prestar un nivel de soporte más alto y esto lo realizamos con el ventilador mecánico.

¿Qué posibilidades hay de recuperarse gracias al uso del respirador?

Desgraciadamente cuando la severidad de esta enfermedad es tal que se requiere de ventilación mecánica el pronóstico es muy malo y la mortalidad es mayor al 50 por ciento.

Yo me fui de Honduras en 1999 para complementar mis estudios de post grado en la escuela de medicina de la Universidad de Massachusetts. Mi familia y la familia de mi esposa viven en Honduras así que seguimos conectados por nuestros vínculos familiares y por un gran amor a nuestra patria.

bo-plutarco-130520 (8)(1024x768)

¿Qué es lo que más le ha marcado hasta ahora, como ser humano y profesional?

Esta imagen adjunta me ha impactado mucho, esto es lo que se ve en Honduras, familiares que sirven de ventilador hasta que ya no tengan fuerza o hasta que su familiar muera. Hace mucho tiempo prometí que si algo podía hacer al respecto usaría todas las herramientas a mi alcance para nunca más ver algo así.

¿Alguna táctica para desconectarse o relajarse?

Me gusta mucho hacer ejercicio físico, mi esposa Claudia es entrenadora de crossfit y nos mantiene en forma, me gusta estar con mi familia.

¿Cuál es su mayor preocupación en este momento?

Como médico me trae mucha preocupación llevar este virus a mi casa y contagiar a mi familia, trato de hacer todo lo posible como bañarme y cambiarme de ropa antes de llegar a la casa, me protejo muy bien en el hospital y cuando creo que me he lavado las manos lo suficiente, me las vuelvo a lavar, pero enfermar a mis seres queridos siempre es motivo de ansiedad.

También te puede interesar