¿Qué vino compro?

Por Marianella Cordero

Este diciembre, no vas a fallar, llevá el vino perfecto y dejá la mejor impresión.

21/Dic 2020

VER FOTOGALERÍA

Recuerda que las comidas saladas maridan bien con los vinos dulces; las carnes blancas con los vinos blancos; las carnes rojas con los vinos tintos; los vinos más ligeros maridan mejor con los mariscos y las comidas dulces se complementan mejor con los vinos blancos dulces y los vinos de postre.
Recuerda que las comidas saladas maridan bien con los vinos dulces; las carnes blancas con los vinos blancos; las carnes rojas con los vinos tintos; los vinos más ligeros maridan mejor con los mariscos y las comidas dulces se complementan mejor con los vinos blancos dulces y los vinos de postre. /

Es probable que en cualquier esquina consigas un vino de menos de $20, y con eso sales del apuro. Pero para una ocasión especial, cuando amerita hacer un homenaje, agradecer o quedar muy bien con anfitriones, es mejor saber que vino elegir que pasar un papelón.

El vino que lleves, habla de ti, de tu estilo. Puede que con esta nota te nazca la curiosidad de aprender más, y acercarte a la cultura del vino en serio. Yo me hice acompañar de un experto, el sommelier Randall Calderón, luego te contaré con cuál me quedé. Recorrimos juntos la bottega de Alpiste, y tomamos nota.

Este diciembre, no vas a fallar, llevá el vino perfecto, dejá la mejor impresión. ¿En qué me fijo? Año, país, uva, ocasión… veamos:

¿Es para regalar o para consumir? Preguntá qué se va a servir, y cuántas personas son – es probable que te toque llevar dos botellas, una no será suficiente -.

- ¿Qué le gusta a la persona o la familia? Antes de hablar de marcas o países, es mejor preguntar qué le gusta a los anfitriones. Mínimo, hay que saber qué plato principal se servirá. Investiga un poco, ¡puede que el anfitrión prefiera el whisky que el vino!
- Si la persona ama el vino, no llevés uno sencillito. ¡Se va a dar cuenta! Pedí ayuda a un sommelier, hay vinos con muy buen puntaje y a precio muy accesible. No se trata de regalar lo más caro, ¡la mejor opción puede estar frente a tus narices y no sabías!
- Buscá siempre el factor wow. Tinto, o blanco… no importa. Puede ser la cosecha, puede ser el viñedo, puede haber sido un vino premiado este año.
- ¡La presentación! No se lleva así, la botella y ya. Algunos vienen en caja. Si no, busca una. No se regala la botella desnuda y ya. Todo cuenta.

¡Salud!

Grupo A: espumantes, rosados y blancos. Platos delicados, mariscos, carnes blancas. A más ligero el vino, más ligero el plato.

Grupo B: tintos. Van bien con pescados moderadamente aceitosos – trucha, o salmón – pastas, carnes blancas o rojas. A más intensidad en el plato, más intensidad en el vino.

NOTICIAS RELACIONADAS
También te puede interesar