Actitud positiva frente a la crisis por el coronavirus

Por Aracely Alvarado

Para superar esta crisis sanitaria y sus consecuencias, los hondureños en general y los emprendedores en particular debemos cargarnos de A.M.P. (Actitud Mental Positiva). Aquí como lograrlo.

07/Abr 2020

VER FOTOGALERÍA

Toda situación tiene su lado positivo, por muy tempestuoso que parezca el panorama con esta pandemia que azota a nivel mundial, debemos mentalizarnos que en algún momento todo lo que hoy nos provoca ansiedad y frustración, se convertirá en un recuerdo, una anécdota que jamás olvidaremos y que nos dejará preciadas lecciones de vida.

mind-power-secrets-questions-1024x768(1024x768)

Como emprendedores tenemos esa capacidad de tomar las situaciones difíciles como un aprendizaje y como una oportunidad para reinventarnos y ver la vida de otra manera.

Aprovechemos al máximo nuestra larga y obligada estadía en casa y propongámonos tener presentes estas premisas durante la cuarentena:

1. ¡Dios es primero! La oración es fundamental estos días, nos da paz, esperanza y sobre todo nos permite vivir un momento especial en familia.

2. Es momento de valorar y estar agradecidos por las cosas que tenemos y no tenemos. Ahora más que nunca apreciamos el trabajo de los maestros, médicos, policías, y demás, díganme ¿quién no extraña ese estrés y múltiples actividades que solíamos tener en el día a día en nuestros trabajos?

3. La paciencia y prudencia son la mejor prevención. Aunque nos cueste estar quietos, debemos observar las medidas dictadas por las autoridades, ya pudimos ver en otros países como se complicó la situación por subestimar el aislamiento, y a pesar que lastimosamente muchos no podemos generar negocios en este momentos, ya sea por recursos o por nuestro rubro, es mejor pasarla mal estas semanas y ser optimistas pensando que pronto todo se normalizará.

best_arm_exercises_for_women_dumbbell_press-1024x768(1024x768)

4. Cuidémonos por dentro y por fuera, hagamos ejercicio, salgamos a caminar (si es posible) meditemos, llenémonos de energía positiva: mente sana, cuerpo sano.

5. Revisemos nuestras finanzas personales. Es innegable que hasta hoy nos hemos dado pequeños lujos, los que tendremos que restringir por un buen tiempo.

6. No olvidemos que el tiempo sigue siendo un valioso recurso. Aprovechémoslo para realizar esos cambios que siempre quisimos pero que por falta de tiempo no habíamos podido: ordenar armarios, reparar objetos o muebles, organizar juguetes, clasificar ropa que ya no usamos para donarla, aprender a cocinar, etcétera.

POS-financing1(1024x768)

7. Trabajemos en nuestro crecimiento y edificación personal. La tecnología nos permite actualizarnos y enriquecer nuestro conocimiento en temas de interés, los webinars, libros digitales, documentales y artículos están disponibles en todo momento y seguro nos servirán para tener una mejor preparación una vez nos integremos a nuestras labores.

8. Proyectarse con la comunidad es solo cuestión de proponérselo. Todos tenemos algo positivo o interesante que compartir y que seguro motivará a otros: compartamos recetas, difundamos buenas prácticas de higiene y cuidado, hagamos tutoriales de nuestra especialidad, brindemos asesorías y aplaudamos a quienes ya lo están haciendo, pueden surgir nuevos talentos y porque no nuevos emprendimientos.

photo-1501504905252-473c47e087f8-1024x768(1024x768)

9. Permanezcamos alerta con las nuevas oportunidades de negocio. Esta crisis definitivamente traerá cambios en nuestros hábitos y mayor conciencia en diversos aspectos, por ejemplo: la higiene, productividad de manera remota, cuidado del ambiente, oficinas y espacios compartidos, servicios profesionales freelance, son algunos rubros que seguro repuntarán próximamente.

10. Es hora de prospectar. Aprovechemos para revisar nuestras bases de datos (clientes activos, inactivos y potenciales) e ir creando nuestro plan de acción de productos a ofrecer a cada uno. Asimismo, es importante no perder contacto con ellos. Invirtamos en content marketing, generando contenido valioso, no comercial ni publicitario, sino algo útil y acorde a la realidad actual.

11.Revisemos el presupuesto de la empresa, con ojo agudo y escrutador, en coordinación con nuestros equipos de trabajo, con un cuadro detallado podemos proyectar nuestros próximos ingresos y gastos, enfocando estos últimos en lo realmente necesario, o mejor dicho, indispensable, hay que analizar detenidamente TODOS los costos y a conciencia ver de qué manera podemos disminuirlos, sin poner en riesgo calidad y servicio.

12. Es necesario reformular el Plan de Trabajo, las políticas administrativas y el presupuesto de la empresa, tomando muy en cuenta que todos los pagos por ahora suspendidos, tendremos que enfrentarlos dentro de 2-3 meses, y pensando que para los próximos 6 meses debemos mantener el lápiz con punta fina, para cada operación, aún las más rutinarias y especialmente las imprevistas, detengámonos a reflexionar y no actuar por impulso o por costumbre.

Recordemos que no hay mal que dure 100 años, y con la fe en Dios, actitud optimista y trabajo duro, saldremos adelante y nuestra Honduras estará fortalecida.

También te puede interesar