GRUPO OPSA:

Gente tóxica ¡Aléjate de ellos!

Por

Te roban la energía con sus constantes críticas, quejas y rabietas, y por si fuera poco, te juzgan y manipulan. ¿Conoces a alguien así? La gente tóxica está en todas partes, aprende a identificarla y contrarresta su efecto negativo

13/abr 2015

Riiiingggggggggggg! Suena el teléfono en mi mesa de noche. Todo está oscuro en la habitación y el reloj marca las 12:30. ¡Hola! Contesto con una voz de pánico que resurge luego de un sueño pesado. Alarmada, solo puedo imaginar que se trata de una emergencia.

"Hola, ¿estabas dormida?", pregunta una fresca voz familiar en el otro lado de la línea. Sin pensar, encendí la luz y me puse de pie. "Hola Miranda, ¿en qué te puedo ayudar?", le contesto.

Miranda, es una amiga de mi niñez. Estudiamos juntas en el colegio y la universidad. Sin pensar en la inconveniencia de la hora o en lo cansada que yo estaba, comenzó a quejarse de su día.

Desconsiderada y egoísta, insistía en que le diera consejo sobre algo irrelevante que no era emergencia, que podía esperar al siguiente día. "Miranda, por favor disculpa, no puedo conversar contigo en este momento. Debo despertarme temprano".

Explosiva y sin respeto por mi descanso, comenzó a exigir y gritar que le prestara mi tiempo y atención. Cansada, le dije, "almorzamos mañana y nos ponemos al día". Y así fue, al día siguiente, llegué desvelada al restaurante para reunirme con mi amiga. Sin aviso ni consideración, llegó 35 minutos tarde.

Nos abrazamos y dimos un beso mientras me preguntó, "¿has ganado peso?". Pronto nos sentamos. No habían pasado ni tres minutos cuando comenzó a hablar de sus tragedias y de las de los demás.

En una pausa, entre sus historias, brevemente me preguntó por mi familia. De repente, el timbre de su teléfono celular nos interrumpió. Contestó la llamada y se puso a murmurar. Lamentos y quejas sin cesar.

En ningún momento tomó en cuenta mi tiempo. No se interesó por saber de mi vida. Se retiró de la mesa y no vio hacia atrás. Triste y decepcionada pagué la cuenta y me fui a casa. Esa noche me sentí fatigada.

Mi energía totalmente drenada. Rendida, caí dormida, hasta que el teléfono sonó de nuevo. Era Miranda de nuevo con sus tóxicos lamentos. Esta vez necesitaba un alto. Seguramente te identificarás con esta situación ya que todos conocemos gente tóxica.

Y si has pasado tiempo con ellos sabes que te roban energía y te dejan exhausto, con una terrible sensación. Tal como explica el doctor Phil Mc Graw en su libro Life Code, es necesario eliminar las personas destructivas de nuestras vidas. Como si fueran una plaga, simplemente retirarlas de tu vida.

Debemos rodearnos de personas positivas. Gente que nos apoye y nos brinde aliento. Familia y amigos que sumen, no res-ten. Identifica las personas tóxicas en tu vida y aprende a evitarlas y si es posible, corta de raíz tu relación con ellas.

Este tipo de amistades solo traen negatividad, por ello es preferible alejarte de ellas y cultivar solo aquellas que te proporcionen bienestar y positividad. Aquí, algunos ejemplos comunes de las personas tóxicas en tu vida:

1. El arrogante.

1. El arrogante. Hay mucha diferencia entre ser seguro de sí mismo y ser arrogante. La confianza inspira, la arro-gancia intimida. Las personas arrogantes siempre creen que saben más que tú y además de ello, nunca celebran tus éxitos porque interfiere con su arrogancia.

Hay mucha diferencia entre ser seguro de sí mismo y ser arrogante. La confianza inspira, la arro-gancia intimida. Las personas arrogantes siempre creen que saben más que tú y además de ello, nunca celebran tus éxitos porque interfiere con su arrogancia.

2. La eterna víctima.

2. La eterna víctima.Una de las personas más peligrosas que puedes tener a tu alrededor es a la perpetua víctima. Son las personas que siempre buscan a quien culpar por sus errores. Creen que cuando les va bien es debido a sus méritos, y cuando les va mal, es debido a los deméritos de los otros.

Una de las personas más peli-grosas que puedes tener a tu alrededor es a la perpetua víctima. Son las personas que siempre buscan a quien culpar por sus errores. Creen que cuando les va bien es debido a sus méritos, y cuando les va mal, es debido a los deméritos de los otros.

3. El controlador.

3. El controlador. La gente que controla cree ser el único en saber la mejor manera de hacer todo. Solo aceptan sus ideas y opiniones y nunca las de los demás. No te equivoques, detrás de su fachada de autoridad hay mucha inseguridad.

La gente que controla cree ser el único en saber la mejor manera de hacer todo. Solo aceptan sus ideas y opiniones y nunca las de los demás. No te equivoques, detrás de su fachada de autoridad hay mucha inseguridad.

+ Continúa leyendo aquí

$iterVelocityTools.getAdContainer($publicidad_slot)
categorías