Hasta siempre, Pedro Boquín

Por Brenda Ortez

Desde nuestra redacción decimos adiós a un amigo, a un compañero que fue parte de esta marca donde también dejó su talento. La vida del fotógrafo de sociedad Pedro Boquín, se apagó y con el corazón partido, no podemos menos que rendirle un pequeño homenaje.

26/Jun 2020

Con su inseparable cámara, Pedro Boquín fue autor de muchas páginas de eventos sociales en ESTILO. Sus fotos captaron las imágenes de acontecimientos felices e inolvidables de muchas familias; bridal showers, bodas, bautizos, cumpleaños, graduaciones…la línea del tiempo de generaciones fue inmortalizada por el siempre sonriente Pedro.

A mediados de los 90 comenzó a brillar como fotógrafo de sociedad en el Heraldo, participando en ediciones semanales como Ritmo Social o colaborando en la sección VIDA de ese diario de Grupo OPSA.

Eventualmente se unió al staff de ESTILO, donde se sentía como pez en el agua, haciendo lo que más le gustaba: cubriendo eventos sociales siempre con entusiasmo. Sus años como parte oficial de esta revista pasaron, pero en nuestra redacción siempre había cariño y amistad para él, Pedro tenía abiertas las puertas de esta casa y lo sabía muy bien. Nos unía la amistad y camaradería.

Boquín, como la mayoría le llamaba, se movió por diferentes escenarios gubernamentales y medios de comunicación. Sonriente y servicial, destacó en el gremio de fotógrafos de medios periodísticos por su espontaneidad, compañerismo y buena disposición.

Luego de una estancia en Alemania con su querida familia, decidió regresar a Honduras y volvió a integrarse a las filas de Diario La Tribuna, quién diría que aquel Pedro que se animaba a colaborar en todo y hacer fotos sin miedo, de cualquier género, ya no podría reencontrarse con los que amaba.

Pedro.878(1024x768)

Pedro Boquín es uno de los caídos en esta cruel pandemia. Su vida se apagó el 25 de junio en un hospital de Tegucigalpa, tenía 60 años y un millón de amigos, era imposible no ceder ante su eterna sonrisa, Pedro supo ganarse sin esfuerzo el cariño del gremio periodístico, especialmente del género de sociales, donde se sintió siempre cómodo y bien recibido.

Desde esta su casa decimos adiós al gran Pietro, como solía decirle siempre nuestra editor in chief, Blanca Bendeck, su amiga Blanche. Gracias por todo lo que compartió en estas páginas por tantos años, por su lealtad y amistad. Difícilmente podremos recordarlo de otra manera que no sea con una sonrisa detrás de la cámara. ¡Fue un honor haber trabajado con usted!

Decir adiós a un amigo no es fácil, menos cuando las palabras quedan suspendidas en el tiempo, no pudimos abrazarle ni desearle un buen viaje, solo queda recordarlo tal cual era, servicial, educado, profesional, pero ante todo, un compañero incondicional.

Acompañamos a sus hijos en su dolor, al gremio de fotógrafos, a sus amigos y a más de una generación de periodistas con los que Pedro escribió memorables anécdotas. ¡Hasta siempre querido amigo, descanse en paz!

También te puede interesar