Melissa Araujo, revolucionaria de la cocina hondureña

Por Brenda Ortez

En el universo gastronómico de New Orleans, donde la cocina criolla y la cajun dominan la escena, se encuentra Alma, un spot en el que la chef Melissa Araujo perfecciona platillos inspirados en tradiciones hondureñas con un twist moderno.

09/Feb 2021

VER FOTOGALERÍA

Para nadie es un secreto que New Orleans es uno de los mejores escenarios gastronómicos de Estados Unidos. La ciudad es como un maravilloso paraíso para los foodies que encuentran verdaderos tesoros entre sus universos paralelos de cocina criolla y cajun.

Ahí, donde convergen diversas técnicas y tradiciones francesas, africanas y españolas, entre reconocidos restaurantes y exóticos platillos a base de mariscos, cocodrilo, conejo o ancas de rana, se encuentra Alma, un café único que surgió con el propósito de llevar el espíritu de la cocina hondureña a esa ciudad.

Detrás de sus paredes azul cielo en Louisa Street no esperes ni el ambiente ni el menú de un típico restaurante de comida hondureña en Estados Unidos. Dispuesta a romper paradigmas, la chef Melissa Araujo supo reinventar sus raíces de una forma única y se esmeró tanto que ya su Alma cuenta con excelentes reviews de prestigiosas revistas especializadas en gastronomía de esa ciudad.

alma3(1024x768)

Antes de contarles cómo logró hacerlo comencemos por conocer quién es la mente maestra detrás de este proyecto. Melissa Araujo nació en La Ceiba, hija de un hondureño de raíces mayas y una italiana que le permitieron vivir entre dos culturas tan diferentes como fascinantes.

Era una niña cuando se mudaron a Estados Unidos pero cada verano regresaba a la ciudad insular para visitar a su abuela y ayudarla en su pequeña granja donde la veía fascinada cocinar platillos deliciosos con ingredientes frescos y secretos ancestrales.

Al llegar el otoño Melissa regresaba a su casa en Providence, Rhode Island, donde también había mucho que aprender. Tanto en su hogar como en casa de su abuela, la comida era el centro de todo, de ahí que su destino era ineludible, nació predestinada para ser chef.

Aún cursaba la secundaria cuando decidió conocer la cocina en toda su dimensión, por eso trabajo en restaurantes locales donde aprendió desde lo más elemental como lavar platos, hasta diversas técnicas culinarias.

alma4(1024x768)

En 1999 se mudó a Milán, donde permaneció hasta 2005, estudiando y trabajando en diversos establecimientos. En 2011 trabajó en Mondo, el restaurante en New Orleans de Susan Spicer, ganadora del premio James Beard a mejor chef del sur de Estados Unidos. Un año después se unió al equipo del restaurante R'evolution dirigido por los célebres John Folse y Rick Tramonto y en 2013 debutó como sous chef del Doris Metropolitan.

Un proyecto con Alma

Siempre dispuesta a aprender y perfeccionar su conocimientos, en 2015 se unió al equipo culinario del chef Alon Shaya en Domenica Restaurant & Shaya Restaurant. Con la certeza que era el momento de independizarse creó Saveur Catering LLC y poco tiempo después comenzó a gestarse su mayor proyecto, “Alma nació en mi casa, cocinando para mis amigos. Cuando iba a las fondas hispanas no me gustaba la comida y terminaba regresando el plato. Así que comencé a cocinar en mi casa”, relata Melissa que detalle a detalle fue creando el concepto y el menú.

Enfatizando en la importancia de los ingredientes, en el uso de los mejores productos locales y recursos artesanales y fiel creyente de la filosofía de la granja a la mesa, Melissa rinde homenaje a la cocina de su abuela con platos como arroz con pollo, sopa marinera o yuca con chicharrón, a los que les da un sabor renovado pero sin ocultar raíces profundamente arraigadas en la tradición hondureña.

El nombre no fue difícil de elegir, “lo escogí porque es mi alma. Mis raíces. Todo en el restaurante refleja quien soy yo. Las fotografías que ves en las paredes son de mi familia. Alma no existe sin mí y yo no éxito sin alma”.

alma5(1024x768)

¿Qué lo hace diferente de un restaurante hondureño promedio en Estados Unidos? Melissa no duda en contestar, “Alma es diferente porque ofrezco un punto de vista complejo. Alma es mi interpretación de la cocina hondureña moderna. Respetando sus bases tradicionales pero viendo hacia el futuro”.

¡Entra! Toma asiento. Observa a tu alrededor los detalles, las imágenes a tu alrededor, “cuando comenzamos a conceptualizar Alma mi objetivo era dar una clara representación de quien era yo realmente. La historia de mi familia. Mi parte maya. Por eso Ixchel, la diosa maya de la luna. Es mi logo. Las fotos de mi familia. El concepto es limpio, moderno y elegante. Pero al mismo tiempo te sientes en casa”.

Luego, revisa su menú, es estacional y será muy difícil decidirse entre sus especialidades. Para el desayuno: tostadas con aguacate, omelettes, los mejores panqueques de la ciudad, el Alma Breakfast o una baleada que te hará evocar de inmediato los recuerdos asociados al emblemático plato hondureño acompañados, claro, de exquisito café de altura, Made in Honduras.

alma6(1024x768)

Para el almuerzo las opciones van desde chicharrones caseros, pastelitos de carne, ensaladas, ceviche en salsa verde, enchiladas hondureñas, pollo chuco, carne asada y hamburguesas La Ceibeña, entre otras especialidades

“El menú en estos momentos refleja la costa, de donde es mi familia. Comencé por el área que conozco mejor y el proceso de la creación de cada receta. Es una combinación entre mi hermana Ana Angelina Araujo, que también es chef, y yo. Ella es la parte tradicional de Alma y yo soy la moderna. Por ejemplo: ella cocina un platillo como se hace tradicionalmente, yo llego, lo pruebo y comienzo el proceso de buscar un balance entre la tradición y lo moderno. De un platillo se realizan varias versiones hasta encontrar el equilibrio”, explica Melissa.

Mantener ese toque nostálgico de la tierra que la vio nacer no es fácil, “implica procesos como importar desde el frijol rojo que usamos en Honduras hasta otros ingredientes que permiten conseguir el sabor tradicional hondureño”.

alma7(1024x768)

El éxito de Alma es indiscutible, usualmente sus espacios están llenos de comensales frecuentes que adoran su estilo culinario. No se trata exclusivamente de clientes hondureños sino de foodies de todas partes que aman su estilo particular.

¿Obstáculos? Claro que los ha habido y como dice Melissa muchas veces son los mismos hondureños “que no aceptan que la comida sea cambiada y el entendimiento que todo puede ser mejor”, dice y agrega con optimismo, “la ciudad de New Orleans ha respondido muy bien. La realidad es que ha sobrepasado mis expectativas. Los fines de semana se hacen largas filas para poder entrar”.

Muchos de esos hambrientos visitantes llegan por sus platillos más solicitados: “las baleadas y el desayuno Alma, lo hacemos estilo costeño con huevos al gusto, frijoles refritos, queso, crema, tajadas de plátano y aguacate”, explica.

www.eatalmanola.com

Alma Cafe, 800 Louisa Street, New Orleans, LA, 7011

(504) 381-5877

araujo@eatalmanola.com

También te puede interesar