Liam Payne luchó con pensamientos oscuros cuando estaba en One Direction

Por Elisa Reyes

¡Mucha fuerza!

09/Jun 2021

Liam Payne decidió sincerarse sobre los momentos más difíciles que ha pasado durante su carrera musical, en especial, lo más complicados durante el rápido ascenso de One Direction a la fama a nivel mundial.

Una batalla

Muchos pensarían que estar en la cima es color de rosa, a pesar del gran impacto que generó en los 2010s esta banda británica con muchos hits que siguen siendo muy escuchados por los jóvenes, los integrantes de la misma estaban lidiando con efectos adversos que ocultaron con facilidad al presentarse a los medios.

Te puede interesar

+ ¡Liam Payne termina su compromiso con Maya Henry!

+ ¡Quisieron obligar a Ricky Martin a salir del clóset en entrevista!

+ Lady Gaga revela que quedó embarazada tras ser víctima de un abuso

Liam Payne, por su parte, admitió tener pensamientos oscuros que incluyeron el suicidio. “El día que terminó la banda, pensé, 'Gracias a Dios'. Sé que mucha gente se va a enojar conmigo por decir eso, pero tenía que parar o me mataría”, expresó con sinceridad en el podcast The Diary of a CEO el intérprete de 27 años.

Consumo desmedido

Toda esta atención y estrellato tan repentino solo logró un gran enojo interior del cantante de Strip That Down, que no supo de qué manera gestionarlo y eso derivó en consumo de pastillas recetadas y alcohol como una salida a sus frustraciones.

Recuerda haberse visto en una fotografía completamente hinchado con el rostro que denominó “cara de pastillas y alcohol''. “Mi cara era como 10 veces más de lo que es ahora. Simplemente no me gustaba mucho a mí mismo y ​​luego hice un cambio”, admitió el compositor británico.

Liam Payne oscuros momentos 1D 1(1024x768)
Los chicos no esperaban escalar tan rápido en la industria musical.

El problema sucedió desde que pasaban encerrados en habitaciones de hotel durante todas las noches para mantener a todos a salvo y seguros. Fue donde Payne notó que había un mini bar, lo que comenzó con “una fiesta para uno” por el aburrimiento juvenil, se convirtió un hábito diario durante varios años.

El alcohol regresó durante las restricciones de la pandemia, por la gran cantidad de tiempo libre que tenía, cada vez lo consumía más y más temprano y era muy fácil de simular sobriedad a través de la cámara si tenía alguna reunión virtual. Sin embargo, ahora lo enfrenta con fuerza yendo de manera regular a hacer ejercicio y a terapia. ¡Ya lleva más de un mes libre de sustancias!

También te puede interesar